Archive

Archive for the ‘Mensajes’ Category

Algo de Cierre :D

diciembre 31, 2009 3 comentarios

Hola a todos. Les extiendo un saludo y un abrazo. Ya que en mi entrada pasada escribí un poco sobre el cierre de año, procurare ser breve en este dialogo.

El 2009… buen año. Si uno debe aprender algo es que cada año aparenta ser similar en cada uno de sus días a los demás, pero todos son marcados por las experiencias mas extensas :). Día tras día, este año a sido algo nuevo en muchos sentidos. Dejar atrás lo viejo y formar una nueva perspectiva es siempre algo complicado, pero es algo de lo que estoy orgulloso en estos momentos :D(y gracias a todos los que me ayudaron a formar esta perspectiva).

Muchas cosas inesperadas sucedieron, desde nuevas oportunidades a nuevas amistades. Trabajo trabajo, amigos amigos… parece que fuera coincidencia que la escuela se relajara estos últimos semestres para poder cargar con todos los cambios. ¡Y que todo cambio fuera para bien es lo que más me sorprende!, aunque claro, no hay año exento de amarguras, y menos en el entorno mundial (vamos, ¿llevamos siglos de civilización y no podemos sentarnos a dialogar y establecer prioridades? el hombre debe dejar de ser un tonto…), pero esta entrada no se trata de lo malo, sino de lo bueno ;D ( y hablando de lo bueno, como todo buen hábito que me gusta cultivar, espero haber preparado lo mejor para el final  de año :D).

Nuevas experiencias y retos me esperan para este siguiente año, y con mis propósitos listos, enlistados y escritos, no queda de otra más que cumplirlos (especialmente el último, titulado “el más cool”… creo :P) y recibir con los brazos abiertos todo lo que venga. Felices fiestas, feliz cena, feliz compañía y feliz vida :D, disfruten sus últimas horas del año (o primeras del siguiente :P) y pásenla genial. me despido :D.

Año Nuevo y Sobre Un Hombre…

diciembre 30, 2009 2 comentarios

Antes de una agradable lectura (espero), quiero desear a todos una buena velada (o día, dependiendo de su hora preferida de consulta) y un buen fin de año. Parecería que apenas comenzó nuestra delicada década y es ahora que acaba sin pompa ni circunstancia. Me agrada la idea del 2010, tiene una sucesión de decenas en su nombre, y es par, además que cualquier nuevo año siempre es bienvenido. Con los propósitos en la mesa y el telón apunto de abrirse, siento que será otro de esos años al que le deberé espacio en mis memorias. Lo mejor para todos, disfruten su vida y si les apetece, de manera inmediata mi corto cuento. Es algo nuevo para mi así que no me peguen:

Sobre Un Hombre…

Con las ojeras grises como la ceniza más pura de un volcán y arrugas marcadas como las de un anciano, un hombre se preguntaba sobre la enigmática silueta que lo intimidaba en sus sueños, noche tras noche, sin respiro ni consuelo.  ¿Sería acaso una persona? o quizá un animal… fuera lo que fuera, lo poco que soñaba era eclipsado por ese lamento andante.

Desde meses atrás, el hombre había perdido el sentido del orden y del tacto. Todo era una fantasía retorcida de la que vivía mano a mano, día a día;  de la cual extraía los pocos fragmentos de raciocinio que podía engendrar en su retorcida mente; de la cual ingenuamente sonreía. Sus sentimientos se veían ligados, por supuesto, a esta extraña realidad de luces brillantes y difusas, por lo que su reacción ante el mundo era siempre algo incoherente, como un rompecabezas cuyas piezas han sido forzadas a un espacio equivocado, integro pero descompuesto. Y sonreía ante lo triste, lloraba ante lo bello, se doblegaba de felicidad y se retorcía de euforia.

Y noche tras noche… esa forma lo perseguía, y el solo notaba sus  propios pasos y su aliento acabarse, lentamente como una vela, cada vez que corría por su viejo y gastado sendero. Y veía su pasado volar a su alrededor como halcones veloces. Melancólico y gastado, el hombre lloraba por las imágenes felices y por las tristes: extrañaba su inmortalidad, fundamentada en su efímera memoria. Como teléfono descompuesto,  su mente ya no se preocupaba por su significado, solo se lo imaginaba, y las imágenes no eran las originales, eran fragmentos de cristal que reflejaban solo lo que alguna vez fueron. Los sonidos eran como un zumbido, pues realmente, como cualquier canción bella, feliz o triste,  alienada de su estructura y su continuidad, terminaban siendo ruido… frecuencias. Y la monotonía era el adjetivo perfecto para sus memorias grises y turbias.

Y le perseguía y le perseguía, momento tras momento; memoria tras memoria; idea tras idea… y le fascinaba. ¿Qué sería esta sombra?. Durante sus pobres ensoñaciones, y claro, mientras corría, intentaba dialogar con su conciencia, encontrar una explicación a su  acechador, tachándolo algunas veces de grotesco, otras de bello. Cualquier Razón bastaría para curar su locura. Pensaba: ¿Algún mal augurio? intentaba dudarlo, pues no era supersticioso y cualquier idea de esas siempre se escapaba de su mente, pero a esas alturas cualquier cosa le parecía posible, por lo que desechar la consideración no era correcto; ¿Falta de sueño? eso lo creería el una mala broma… ¿su propia locura? podía ser, pues todo aquello era realmente un enmarañado sin forma. El buscaba una razón profunda y verdadera, y por muy absurda que fuera, la aceptaría si todo lo explicara.

Y si tan solo supiera que era la silueta: demonio, animal, fantasma, ángel. Cualquier pista le bastaría, cualquier origen le parecería. Su realidad estaba trastornada por su misma imaginación y crueldad. Su mundo ya no era lo que alguna vez fué; a su mente no le interesaba ya más su circunstancia y solo buscaba la caricia de una raíz sólida donde depositar sus razones y agonías. Si el mundo pudiese o no rescatarlo de su delirio no le importaba; su pasado ya no le interesaba… solo quería salir de su tormento. El hombre no tenía ya nada más a lo que aferrarse mas que su antagónica conciencia . Podía ser libre, y solo debía conocer a su monstruo… y correría hasta poder saludarle por su nombre… y pararía, pues todo estaría resuelto… y se entregaría…

P.D. Espero no se me haya pasado nada por ahí… igual y luego les escribo más extenso sobre el año, aunque queden dos días…