Archivo

Archive for 21 marzo 2009

Pequeño Relato

marzo 21, 2009 4 comentarios

Tradicionalmente escribo cosas nuevas en este espacio de libre opinión, pero lamentablemente la inspiración no llega como debe estos días y la verdad ideas faltan.Debido a esto, decidí rescatar un escrito de hace aproximadamente medio año de antigüedad. Esta basado en un sueño que invadió mi mente una noche de otoño, cuando las preocupaciones vagaban por otros asuntos y las turbulencias emocionales eran más recurrentes . Realmente es algo corto pero espero que, aun así, de su agrado:

la intoxicación es inconfundible, mi situación cuestionable. El tiempo transcurre lento y dejo mis cosas sobre la mesa. Disfruto de un delicioso platillo mientras observo a mi alrededor. Una cocina expuesta permite ver más allá de las rígidas paredes y estereotipos que uno espera de una taberna: azulejos blancos y grandes recubren las paredes, el piso se encuentra inmaculado y las mesas de lámina metálica … no es lo que uno esperaría . Un aparente siervo da lecciones y ejemplos de sadismo y otras doctrinas, cultos, corrientes y tendencias, a todos los presentes en el cuarto mediante una caja audiovisual. Llevo unos minutos sin ver a mi compañero pero de alguna u otra forma sé que se encuentra bien; de alguna manera comprendo su ausencia. No por alguna razón congruente y aparentemente sorpresiva, una enorme figura antropomórfica me pregunta por algún tipo de refrigerio extraño, al menos de eso creo que habla, debido a que el ruido de el establecimiento y mis sentidos empalagados perturban mi capacidad de comprensión. Después de unos segundos, Le respondo que se agotaron hace unos minutos; por lo que veo mi mente comprende mejor mi circunstancia que yo.

Derrepente la figura de una vieja amiga surge a mis espaldas, preguntando si poseía unos pequeños paraguas, aquellos hechos de papel y madera, como los de las bebidas. Respondo que si, de nuevo sin saber de su existencia, y busco entre mis objetos arrumbados sobre la mesa la pequeña caja que los contenía. Me pongo de pie y sin preguntar la sigo a un pequeño cuarto. Adentro del cuarto me encuentro con ella y otra amiga quien se encontraba emocionada por el arribo de los pequeños paraguas. El cuarto era verdaderamente simple: una cama, un póster y una lampara, aparte de la presencia humana, era lo único que albergaba.  Abro la pequeña caja y comienzo a sacar los paraguas para repartirlos; todos se ven entusiasmados. El primero es para mi amiga, pero su estado no es el mejor: la parte de papel que actúa como la cubierta se encuentra separada de la diminuta estructura de madera. De cualquier manera, al parecer no le importa… o no es de mi interés su reacción y no le pongo suficiente atención. El siguiente es para la otra chica, a quien le toca un paraguas azul de perfecta compostura… Enseguida noto la presencia de otras dos personas, aparentemente varones. Uno escondido detrás de la chica mencionada con anterioridad y otro al lado;  Coquetean por lo visto… Me dispongo a repartir otros dos paraguas, aunque esto representa la ausencia de uno para mí. A pesar de esto, no siento ningun remordimiento… no presiento la necesidad de tener uno.

Las risas, conversaciones e intensiones surgen a la luz mientras los ojos observan y los oídos se bloquean… Repentinamente, comienza una pequeña escena de romance entre la chica y uno de sus acompañantes, la cual es difícil ignorar: un abrazo, un beso…  otro…

Fin.

Eso es todo, decidí editar este pequeño escrito por la calidad de la primera redacción. No es que en verdad haya estado mala, sino que siento que en partes era algo ambigua y decidí darle una dirección mas descriptiva a los sucesos… esto claro en lo que mejor recuerdo y en lo que el texto original me ofrece. Si surge el interés por parte de los lectores pondré el original por aquí o por haya, ustedes deciden. gracias y hasta el próximo relato. Se despide, David… Davo, D4U0, como ustedes gusten.

Anuncios
Categorías:Uncategorized

mash enlances

marzo 1, 2009 2 comentarios

(toma eso extraño, error tipográfico a propósito)
Buenas noches lectores, paso rápido a hacer pública la anexión de un par de enlaces al territorio de la columna:

La dulce y pequeña esquina de canela de hanaiwakura: gran amiga mía, con pensamientos para todos y cosas de chicas… cosas chidas sobrarán :P.

Aleatorio: blog de un amigo de la universidad, Mario, que comparte artículos de muchos géneros, vale la pena echarle un vistazo.

es todo por ahorita, traigo una pequeña historia en la mente que me interesa apalabrar… pronto pronto! hasta luego.

Categorías:Uncategorized